>

Restaurar una antigua bodega

Sobre un antiguo y abandonado viñedo, los arquitectos Eduardo y Gustavo fueron los encargados de restaurar una antigua bodega de una planta construida en 1890. Desde 2004, la original carpintería, paredes de adobe y característicos patios son razones para que el Club Tapiz se colme de huéspedes, que ocupan sus siete exclusivas habitaciones, dispuestos a disfrutar rodeados de añejos pinos, tilos y viñedos. Su restaurante, Terruño, como bien dice su nombre, encierra lo mejor del ambiente y la tierra, y es parada obligada tanto para huéspedes, como para curiosos y visitantes.

You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>